miércoles, febrero 04, 2009

Racionalizando.

Mi buen amigo Darío, un excelente psicólogo, me decía que la racionalización es un mecanismo de defensa. En una conversación de esas, largas, interesantes, provocativas, hablamos de esos temas que nos retan.

Particularmente, en lo que concierne a mi persona, hablamos de este nuevo reto que tengo: profesora universitaria. Él me decía que lo más fácil hubiera sido decir: no acepto. Tuve la opción de hacerlo y quedarme en mi antiguo trabajo, con toda la seguridad que eso implicaba, lo viejo por conocido.

Pero quedarme ahí, ya era quedarme atrás, no evolucionar, no crecer. Tomé la decisión de avanzar, ciertamente por un camino desconocido pero con la certeza que los cambios son los mejores, no hay otro camino.

Obviamente, le decía que uno de mis mayores temores era la seguridad interna mía de si estaba preparada o no. Me dijo que es un proceso de adaptación y el viaje a veces es largo, a veces es corto. Ciertamente, para que los demás crean en mí, primero debo creer en mí. Sí, soy joven, pero soy capaz, puedo hacer lo que quiera, lo que me proponga.

Esto de dar clases en la universidad no es nada sencillo, implica mucho esfuerzo, conocimiento, manejo del tema, seguridad, cierta autoridad. Pero el sacrificio es bien recompensado, yo lo veo como un compartir con la nueva generación. Como una nueva oportunidad para que los abogados del futuro sean mejores.

Así es como lo sentí, y así lo platicamos con mi amigo Darío.

8 comentarios:

Peter dijo...

Tomastes la decisión correcta.. Imaginate Rocio el quedarse con las ganas de saber lo que pudo haber pasado si te quedabas en tu otro trabajo... el temor a lo desconocido siempre es normal... felicidades por tu nueva vida profesional...
Siempre vengo a leer pero es la primera vez que comento.
Suerte.
Peter
http://devoladas.wordpress.com

Ceci dijo...

Siempre leo tu blog, aunque a veces no suelo comentar :S jajaja pero dejame decirte que personalmente te considero una persona muy profesional y capaz de realizar una enorme labor como maestra. me alegra pensar que tu meta es que los abogados del futuro sea mejor :D es alentador creeme

saludos !

Clau dijo...

doy fe de que el trabajo de profesor es arduo y el de universitarios es más por el hecho de que la gente adulta es menos educada que los niños, en el sentido de que cuestionan demasiado la autoridad del docente, a veces sólo porque van irremediablemente mal y la única salida que ven es desprestigiar al maestro para ver si les "pasan" las materias.

Adelante!!! no desfallezcas y que te quede el orgullo de que estarás formando mejores profesionales, eso es un gran aporte a la sociedad.

Gero dijo...

Creo que estas frente a una buena oportunidad. Y ojala las cosas e salgan bien. En la U he podido notar que los estudiantes nos identificamos más con profesores jóvenes que con viejos, hay más confianza.
¡Así que mucha suerte!

QueithCita dijo...

todo lo nuevo da miedo ¡ánimo! :]

Rocío dijo...

@Todos: gracias por sus palabras y mensaje, cuando una comparte estos pensamientos, todo se vuelve más fácil.

Saludos,

Elena dijo...

Rocío, yo también estoy con esa novedad en mi vida: soy profesora en dos universidades -bueno, empecé en agosto del año pasado-. He tenido grupos grandes, de 90 a 135 alumnos y enseño Historia así que te imaginarás que a veces me estreso, pero al menos cuando empecé a dar clases me sentía revitalizada.

Depende de la universidad en que trabajés tal vez hasta nos podemos conocer.

Suerte!

Rocío dijo...

@Elena: justo esperaba un comentario tuyo en este sentido, tu mejor que nadie sabes lo que es ser profesora joven, bueno tengo un grupo de 38 y otro de 15, de repente si nos podemos ver en algún momento, lo único que ahora estoy en San Miguel y eso lo complica un poco más.

Saludos y gracias!