jueves, agosto 26, 2010

It took me a very long time to get here.

Me siento feliz, he tomado una decisión en sintonía con mis deseos más profundos. Dios me ha bendecido mucho y ahora lo siento con más intensidad.

Desde hace 10 años conocí un proyecto de vida con una organización católica llamada Sociedad de Misiones Extranjeras, SME. Ellos envían a laicos a diferentes países de América, Asia y África para vivir una experiencia comunitaria y atender a los más desfavorecidos, pero sobre todo a acompañar a las personas en sus alegrías, tristezas, emociones y desencuentros. Quiero asociarme con ellos para vivir una experiencia comunitaria en un país extranjero.

Ha pasado tanto tiempo, pero necesitaba madurar, necesitaba apoderarme de mi proyecto de vida, definir mis relaciones personales, trabajar aspectos de mi vida familiar, me llevó tiempo pero Dios esperó siempre mi respuesta y nunca dejó de creer en mí y de seguirme llamando.

Ahora, con más certeza que nunca, me siento lista para dar este paso, a una nueva etapa de mi vida, a un momento que había deseado y anhelado por tanto tiempo pero que el miedo no me permitía decidirme. Ahora estoy conciente de lo que quiero de mi vida y esto es lo que me hace más feliz. Tener la oportunidad de darme, de ser, de estar.

La primera parte del viaje es vivir por 10 meses en Montreal, Canadá. Aprenderé francés y perfeccionaré el inglés. Luego seré enviada a un país donde la SME decida que puedo aportar desde mis capacidades, mi profesión o simplemente donde haya necesidad de estar. Mi horizonte es Asia, pero estoy abierta a las posibilidades.

Quería compartir este momento de mi vida, tan importante, tan especial, tan grande para mí. Estoy completamente segura que hay muchas personas que se alegran por mi decisión y me acompañan en este nuevo viaje que estoy por emprender, confío en la providencia divina y se que todo irá bien.

Dejo a mi familia, a mis amigos, mi trabajo, mi hogar, pero la tristeza se recompensa con la felicidad que siento de lograr uno de mis sueños más deseados, los llevo a todos en mi corazón y ¡espero que nos sigamos leyendo!

5 comentarios:

Clau dijo...

Al principio pensé que te ibas a una maestría o algo así. Una amiga se va también para Canadá, a estudiar, y se va justo el mismo dia que tú.

He conocido gente que se va de misionera a otros países y como tienen la vocación, realmente no es un sacrificio de lo que se deja sino una felicidad de lo que pueden aportar donde se necesita.

Que todo te vaya muy bien en esta nueva etapa de tu vida y que tengas la oportunidad de dar lo mejor de tí al lugar donde vayas.

Suerte y un abrazo!

Rocío dijo...

Gracias Clau, realmente es trabajo humanitario y cooperacion internacional, me gusta mucho ese enfoque que tiene la organizacion.
Abrazos,

JC Conde de Orgaz dijo...

Estoy impresionado. Que Dios te bendiga y te acompañe para que seas feliz y hagas felices a los demás

Anti-Raúl dijo...

Felicidades. Que todo te salga incluso mejor de lo que esperás. :) Nos mantenés al tanto por acá. :)

Denis Ortíz dijo...

Hey Rocio, no se te olvide postear fotos tuyas en Canada, y hablando de canada no dejes de ver el post de mi blog de Boulevard Rarezas "Los 10 paises mas seguros en caso de guerra" te va a gustar =)