sábado, junio 17, 2006

A mi padre, con amor.

A mí me sucede algo especial con mi papá. Por el motivo que sea siempre me ha consentido más que mi mamá, me ha dejado ser, pues. Me ha enseñado a tomar decisiones por mí misma desde muy pequeña. Me ha apoyado incondicionalmente en mis loqueras. Tenemos mucho en común.

En este día del padre, menos afortunado que el día de la madre, pues no es igual, decidimos con mami llevarlo a comer a un restaurante que le encanta, donde se siente tranquilo, relajado y come lo que le gusta.

Muy aparte del comercio que genera este día, en menor dimensión, siempre los periódicos se llenan de descuentos y ofertas para comprar regalos y ganarnos el amor de nuestro padre, insisto, para que papi me quiera no necesito regalar absolutamente nada. Sé que me quiere por el hecho de ser su hija y que me diga que está orgulloso de mí. Eso me humedece los ojos y digo en mi interior: Mi papá ha cumplido su misión conmigo, esa es su mayor realización, su mayor logro, ahora me toca a mí.

2 comentarios:

Mario Hernandez dijo...

Me alegro por la alegria que abunda en tu ser, por todo lo que la vida te ha dado, ademas de un padre amoroso, te ha dado la alegria que un ser humano necesita. Que tu alegria sea permanente y que esa misma alegria te haga irradiar alegria a los que te rodean, no solo en el espacion cercano familiar, sino que tambien en aquel extraño que pueda aprender y recibir de ti amor fraternal.

Felicidades!

Rocío dijo...

Que lindo lo que me dices.
Muchas gracias por tus deseos.

Saludos.