martes, junio 08, 2010

Feliz.


Han pasado muchas cosas en esta primera mitad del año. La inmensa mayoría, buenas. Tengo razones para sentirme bien, feliz y optimista. Porque hace casi nada... literalmente 'me quería morir'... supongo que después de aguantar tanto vergazo ya no quedan fuerzas.

Siento que la mayoría de mis problemas vienen de mis malas decisiones, pero después tengo que asumir las consecuencias, como dice mi amigo César: la tengo que socar. Y eso es un lío y medio, cuando una se la lleva de vergona y que nada te afecta, es cuando más se sufre.

He sido bendecida con un círculo de amigos fenomenal, los cuales han sido mi salvación. Así de simple. No sé dónde estaría sin ellos, sin ellas. Supongo que por eso los amigos son la familia que elegimos para nosotros. Porque están ahí... no matter what.

Ahí la llevo, sanando heridas, alimentando mi alma, creciendo, sobreviviendo.

2 comentarios:

Gero dijo...

Qué bueno. El tiempo sana todas las heridas y fuerza al alma.

Rocío dijo...

Siiiii, se siente bien.