martes, octubre 21, 2008

Aquí se respira el miedo.

Lo recuerdo como si fuese ayer. Fue un 1º de diciembre casi a la medianoche, ya casi el 2, día de mi cumpleaños.

Regresamos a mi casa con mi novio, después de la boda de su sobrina mayor. La calle estaba obscura y sola. Ni un alma. Faltaba poco para llegar a casa, cuando de repente, vimos en el retrovisor que nos perseguía un auto a toda velocidad, que apareció de la nada. Mi novio aceleró cuanto pudo, pero el carro nos sobrepasó. Y justo en ese instante, se apagaron las luces de nuestro auto, oh Dios! casi morí de miedo. Le pregunté de inmediato a Tom: -¿Porqué las apagaste? -Y me contestó: -No fui yo- oh Dios! casi morí otra vez.

Las benditas luces no encendían pero el carro siguió en marcha, cuando al fin encendieron las luces, de la nada se puso ante nuestra vista una carreta sola! OMG! ¿qué es esto? -me pregunté.-

Siempre había escuchado esas historias de miedo, de la carreta bruja, el cadejo, la siguanaba, el no se qué, el no se cuánto; pero nunca pensé que era cierto. Bueno, después de salir de la autopista y llegar a mi casa, nos dormimos, no dijimos una palabra, hasta el día siguiente que nos teníamos que ir temprano por el examen del notariado. Mi novio y yo aún creemos que fue una experiencia cercana al miedo, porque lo sentimos, era real, nos invadió.

Pero vivimos para contarlo.

14 comentarios:

Oberstabsfeldwebel Rafael Hernandez dijo...

Si te contara... tengo un par de historias por ahí que te gustarían jejejeje. Sería bueno intercambiar correos!

En fin, hay gente que duda de la existencia de DIOS pues no cree por fé sino por las cosas que le pasan, por lo que puede ver y tocar, pero eso es harina de otro costal y no pretendo polemizar en blog ajeno :D

“Muchos hombres piensan que deberían actuar de acuerdo al tiempo o momento al que se enfrentan, aun así están confundidos cuando sucede algo que va mas allá de esto, cuando surgen algunos problemas” - Shiba Yoshimasa

Rocío dijo...

Rafa, que te puedo decir. Creo en Dios, pero tambien creo en el mal. Existe y nos rodea. Esa experiencia y otras más me lo han confirmado.

Saludos :)

Oberstabsfeldwebel Rafael Hernandez dijo...

No pues sí, indudablemente que DIOS existe!; también el mal y ése es más obvio, es peligrosísimo te sabré decir :D

Saludos Cordiales!

Rocío dijo...

Dime Rafa, qué tipo de experiencias has tenido, tengo curiosidad!

Oberstabsfeldwebel Rafael Hernandez dijo...

Es bastante largo de contar, escríbeme a la dirección de mi perfil y te cuento con más detalle!

Rocio dijo...

Ok, me dejaste picada :)

Francisco Araniva dijo...

Bueno Rocío esa expreriencia tuya si que me ha dejado pensativo y con mayor certeza de que las experiencias paranormales existen y que están entre nosotros y tiene aún más valor la tuya porque fue compartida, no fue vivencia tuya solamente y que se la podemos atribuir al miedo o la ansiedad de ese momento sino que había otra persona que vivenció lo mismo.

Creo que todos tenemos nuestras historias, al igual que ober....rafael hernandez también tengo mi historia y fue cuando estaba en el Hospital Rosales haciendo mi rotación de Medicina Interna, iba caminando como a eso de las 3 a.m. en un pasillo cercano a la capilla por el servicio 6o Cirugía Mujeres cuando de repente sentí que una fuerza estraña e invisible se introdujo en una de las bolsas de mi gabacha tomó un papel que ahí tenía y lo arrojó con fuerza al suelo (en la bolsa andaba varios papeles) pero al suelo cayó uno, lo recogí y estaba un nombre: Ofelia X... era una boleta de examen que yo había hecho y descartado, lo interesante del caso es que esa Sra. acababa de fallecer en el Servicio 1o. de Medicina yo solamente elevé una pequeña oración por el alma de ella y vi hacia la cruz de la capilla, no sentí miedo sino una sensación de paz y tranquilidad para el bien de esa alma.

Cuidate Rocío.

Rocío dijo...

Ok, Fran me dejaste helada con ese relato.
Oh Dios! me parece que los hospitales tienen todo el ambiente propicio para ese tipo de experiencias.
Que fuerte. La verdad que sólo Dios con uno.
Saludos,

Oberstabsfeldwebel Rafael Hernandez dijo...

Está bien, está bien, me has convencido. A ver si cabe tanta palabra en el post... Les contaré 3 pasadas (de una gran serie); mucha gente no me cree (a saber por qué XD) y aunque parezca sacado de una película e increible les aseguro que es BIEN cierto, cualquiera diría que te invento lo que a continuación te escribo pero fué MUY PERO MUY cierto:

La Primera:

Yo tenía como 15 años, allá por 1990. Mi residencia era en la zona más bonita de Morazán para aquella época. Ese día quedamos "embolsados", unos siete compañeros y yo, en una balacera y a medio "punto pico" escuchamos las grandes carcajadas de un viejo que estába como a unos 10 metros a la 1 en punto de nuestra posición. El maistro parecía que le habías contado un buen chiste pues va de reirse y nos señalaba, ni se mosqueaba por los balazos... lo bonito del caso fué cuando se comenzó a acercar a donde estábamos con los compañeros; te juro que tenía los ojos de un color como el que pone la luna cuando eclipsa pero un tanto más encendido... P....!!!! a TODOS se nos hizo como si nos hubieran tirado un pencazo de agua con hielo encima (así me sentí y creo que los demás también por la cara que pusieron).

Te digo, quizás el miedo que sentí me hizo vaciarle un cargador (20 tiros) y los demás hicieron lo mismo pero los plomazos no le calaban ¿CÓMO NOS CORRÍAMOS DE AHI SI POR TODOS LADOS SEGUÍAN LLOVIENDO TIROS A TODO DAR?. Para no hacerte largo el cuento, un sargento que era mero supersticioso, cargaba siempre agua bendita y con eso "curó" un cargador del cual le tiró 3 disparos que tumbaron al "bulto" ése.

Cuando todo acabó, fuimos a revisar y solo habían unos trapos en el lugar donde había caído el "bulto". Te digo, de ahí en adelante TODOS cargamos desde entonces agua bendita (por si acaso). Todavía se me HELA LA SANGRE ahorita que te lo escribo :D

Con el pasar del tiempo, me dí cuenta que a unos amigos de un tío les pasó lo mismo aquí por el norte de San Miguel, así que tú me dices si habrá sido histeria colectiva o qué ondas...


La Segunda:

Hace como 5 años, en el lugar donde trabajaba hacíamos "turnos expresos" :D, es decir que se entraba tipo 6 y media de la mañana y de ahí "hasta que caiga el último" :D.

Una noche de ésas, salimos tipo 12 de la noche de la oficina y como no todos teníamos carro en qué transportarnos, mandaron a un motorista a que nos "fuera a tirar" a nuestras respectivas casas. Un de los compañeros vivía en una colonia que queda por San Jacinto, no me acuerdo del nombre de la colonia pero es prácticamente un hoyo pues todas las calles son cuesta abajo.

Esa noche, él nos contaba que ahí asustaban pues de acuerdo a la leyenda, ahí eran antes unas fincas donde íban a tirar muertos, por lo que rondan dos que tres almas en pena por ahí aún en nuestros días. Como casi no nos gusta fregar, le estuvimos haciendo chiste al compañero de que a ver si tenía los "suficientes" como para hablarle a un "bulto" de ésos y así estuvimos va de fregar hasta que lo dejamos en su casa.

Veníamos ya de regreso (todavía faltábamos 2 y el motorista), cuando vimos como a 2 calles a una viejita que venía. Mero extrañados de que anduviera la viejita a ésas horas y sola, por lo que el maistro motorista le pitó para ver si la llevábamos a su casa. Mirá, cuando "voltió" a ver le vamos viendo una cara tipo Triller de Michael Jackson que yo solo pensé COMA M.....!!!!!!!!!!!!!!. El "maistro" motorista le puso "TODA LA CHANCLETA" al acelerador y no paramos hasta la Ciudad Satélite (algo lejos ¿verdád?)... encontramos abierta una tiendita por ahí y nos bajamos a tomar un par de cervezas para quitarnos el "sustito" :D


Y la última XD:

Otra vez, aquí un poco después del desvío a San Vicente, veníamos con un man (trabajábamos en un imprenta que vendía cuadernos, libretas y ondas así) de entregar unos pedidos. Eran como las 4 de la tarde cuando se nos reventó una llanta, así que "aquel" se "orilló" y nos pusimos a cambiar la llanta. Como a la media hora, pasamos por un camino plano (a saber cómo se llama el lugar ése pero como que es famoso por eso de los sustos), a pues, íbamos con el compañero (él manejando y yo en el asiento del pasajero), cuando de repente me dice con voz mero "tembeleque" mirá el "retro" (el espejo retrovisor)... LA VIEJA!!! pensé... había una "maistra" sentada en el asiento trasero :S

Por igual, aceleró y no paró hasta que llegamos a Cojutepeque... no volvimos a pasar por ahí, preferíamos ir a dar la vuelta por el litoral en vez de ir directo por esas calles... de hecho, ya tengo mis días de no transitar por esos rumbos y siempre me acuerdo de ésa ocasión...

Cualquiera diría que luego de ver tanta cosa quedaría loco, bueno, tal vez estoy un poco "zafado" jejejeje... pero esos son otros 20 pesos... Sea como sea, uno siempre debe encomendarse a DIOS pues no sabe si a la vuelta de la esquina te vas a llevar un tu susto!

Rocío dijo...

¡Juela!
No se ni que decirte, me quedé pachita al lado de tus historias.

¬¬

Oberstabsfeldwebel Rafael Hernandez dijo...

¿Verdád? XD jejejejeje... Rocío, una pregunta tonta: ¿Qué hubieras hecho en mi lugar?


Don Francisco: tengo una mi amiga que hizo su año social en el Bloom, hace muchos años. Me contaba que ahí se aparecía en las madrugadas una niña quemada que salía de un ascensor y que se desvanecía caminando en el corredor de no me acuerdo qué piso... ¿conoce algo al respecto?


Saludos Cordiales!

hunnapuh dijo...

El miedo es hombre...

:)

Francisco Araniva dijo...

Rocío: Este tu post ha sido todo un éxito en 14 horas que tiene de estar en la Web ya lleva 13 comentarios y contando a todos nos ha sacado esas historias que creemos que son únicas pero nos damos cuenta que hemos vivido esa experiencia en común, claro en distintas circunstancias.

Rafael Hernández: Si conozco esa historia en los ascensores del Bloom es un área que muchos cuentan experiencias para-normales en lo personal nunca me pasó nada ahí o a alguien cercano, pero si oí historias contadas por otras personas que aparecían niños que ya habían fallecido y también una misteriosa enfermera con medias negras y además que el ascensor agarraba ¨llave¨ y te empezaba a subir y bajar como loco por toda la torre del Bloom, eso si les pasó a unos compañeros en un turno.

Manu Orellana dijo...

Buenisimos relatos vividos yo tengo.unos bien bonitos claro al.momento.de.vivirlo da miedo pero con el tiempo son experiencias q aun mantienen viva la tradicion oral d nuestros abuelitos